Indicadores Anuales Nacionales Indicadores Anuales Managua Indicadores Anuales Resto del País Metodología del IPC

1.      Introducción

2.      Antecedentes

3.      Características del nuevo Sistema de Indices de Precios al Consumidor

3.1       Población de referencia

3.2       Cobertura geográfica del Sistema de Indices de Precios

3.3       Período de referencia para las ponderaciones

3.4       Definición y delimitación de los gastos de consumo

3.5       Clasificación de la canasta

3.6       Sistema de ponderaciones

3.7       Tratamiento de la estacionalidad

3.8       Diferencias entre el IPC de Managua base 1999 y el anterior

3.8.1        Variedades seleccionadas

3.8.2        Muestra de informantes

3.8.3        Procedimientos de cálculo de los precios medios

4.      Metodología de cálculo

4.1       Estimación de los precios medios

4.2       Precios de variedades con tratamiento especial

4.2.1        Energía Eléctrica

4.2.2        Agua

4.2.3        Teléfono Residencial

4.2.4        Telefonía Celular

4.2.5        Transporte público interurbano

4.2.6        Educación

4.2.7        Lotería Nacional

4.3       Fórmulas de cálculo para los índices de precios

4.3.1        Aspectos generales

4.3.2        Fórmulas detalladas

4.4       Empalme de series

5.      Recopilación de los precios

5.1       Selección de áreas geográficas para la recopilación de los precios

5.2       Distribución mensual del panel de informantes

5.3       Tipos de precios que se recopilan

5.4       Forma de recolección de los precios

5.5       Organización del trabajo de campo

5.6       Muestra de informantes

5.6.1        Diseño de la muestra mínima

5.6.2        Ajustes a los tamaños de muestra

5.6.3        Selección de los establecimientos informantes

5.7       Control de calidad de la información recopilada

6.      Procesamiento de la información

1.         Introducción

El Indice de Precios al Consumidor (IPC) mide la evolución de los precios de un conjunto de bienes y servicios representativos del gasto de consumo de los hogares. Es un indicador clave de la economía, que es ampliamente utilizado en el análisis económico y en la toma de decisiones, particularmente para medir la tasa de inflación y para ajustar los principales precios, incluyendo los salarios.

Hasta el año 2000, el país ha contado con un sólo IPC, calculado sobre la base de precios recopilados en la ciudad de Managua para una canasta de bienes y servicios representativos de los patrones de consumo que han tenido los hogares residentes en las zonas urbanas de esta ciudad en distintas fechas.

Desde mediados de los noventa se empezaron a plantear dos necesidades: por un lado, actualizar la canasta del IPC de la ciudad de Managua y el año base utilizado para calcular las variaciones de precios; por otro, extender la cobertura de los índices de precios para poder contar con un indicador de representatividad nacional y otro para el resto de la población urbana.

En efecto, la canasta de bienes y servicios utilizada entonces por el IPC de Managua (base 1994=100) había perdido representatividad debido a que sus ponderaciones se apoyaron básicamente en los resultados de la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares realizada por el INEC en 1984-85, ajustados con los de la Encuesta de Medición del Nivel de Vida realizada en 1993.

En cuanto a la cobertura geográfica del IPC, su ampliación permitiría disponer de indicadores comparables para Managua, Resto del País y Total Nacional, implementando por primera vez en el país un verdadero Sistema de Indices de Precios al Consumidor.

Ello motivó que a principios de ese año, el Banco Central de Nicaragua (BCN) y el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) iniciaran un proyecto para actualizar la canasta así como los métodos de cálculo del IPC.

La disponibilidad de una nueva Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares (EIGH) realizada por el INEC en coordinación con el BCN en 1999 dio la oportunidad para cumplir con ambos objetivos: realizar una nueva actualización de las ponderaciones y del año base del IPC de Managua, así como para ampliar la cobertura geográfica, alcanzando a las principales ciudades cabeceras departamentales.

La ocasión fue propicia para realizar una importante actualización metodológica y de la plataforma informática para el procesamiento de este estratégico indicador.

En función de los recursos disponibles, se optó por encarar la actualización de la metodología y del año base del IPC de Managua, y diseñar un índice comparable para el área Resto del País. En este marco, la selección de los bienes y servicios se realizó para ambas áreas en forma separada. Luego se realizó una asignación de los artículos incluidos en la canasta del Resto del País a las zonas geográficas y ciudades en las que se concentra la mayor parte del consumo. Implica que si bien se estimaron canastas para cada una de las zonas geográficas, éstas contienen sólo una parte de los bienes y servicios que les correspondería tener si el objetivo hubiera sido elaborar un IPC para cada una de ellas. Por otra parte, para cumplir este último objetivo, habría que incrementar notablemente la cantidad de negocios informantes en cada ciudad y de personal para la recopilación y procesamiento de los datos.

En este documento se presenta una síntesis de los antecedentes del IPC, las principales características del nuevo Sistema de Indices de Precios al Consumidor en términos de período base que se utiliza para la comparación de los precios de los bienes y servicios de consumo,  población de referencia cuyos consumos están representados en la canasta del IPC, criterios utilizados para la selección y clasificación de la canasta de bienes y servicios de consumo.

Luego se expone detalladamente la metodología de cálculo utilizada para obtener las ponderaciones y los índices que periódicamente se publican.

Asimismo, se presentan los criterios utilizados para el diseño muestral y los procedimientos para la recopilación de los precios y otros detalles que pueden resultar de sumo interés para los usuarios.

El diseño metodológico del nuevo IPC responde a las recomendaciones de la Oficina Internacional del Trabajo (R. Turvey y otros, OIT, 1989), en el marco del Sistema de Cuentas Nacionales 1993 (Naciones Unidas, 1996) y se corresponde con los avances metodológicos realizados en otros países en los últimos años y con la evolución tecnológica que ha tenido el sector informático.

2.          Antecedentes

Con anterioridad al IPC base 1999=100, el país contó con índices referidos a la ciudad de Managua base 1956, 1972, 1987 y 1994. En el Cuadro 1 se presentan las principales características de la población de referencia  considerada para el cálculo de las ponderaciones de estos índices:


CUADRO 1

Población de referencia de los IPC de la ciudad de Managua

Período base del IPC

Período de referencia de las ponderaciones

Area geográfica

Población de referencia

1956

Octubre 1953

Ciudad de Managua

Hogar con jefe obrero industrial no especializado

Mayo-octubre 1972

Mayo-octubre 1972

Ciudad de Managua

Hogares con ingreso mensual entre C$ 400          y C$ 7.000

1980

Mayo-octubre 1972, actualizada por precios de 1980

Ciudad de Managua

Hogares con ingreso mensual entre C$ 400          y C$ 7.000 en mayo-octubre de 1972

Octubre-diciembre 1987

Mayo 1984-Abril 1985

Ciudad de Managua

Todos los hogares residentes en viviendas particulares

1994

Marzo 1993

Ciudad de Managua

Todos los hogares residentes en viviendas particulares

1999

Diciembre 1998-Noviembre 1999

Ciudad de Managua y Resto Urbano del País

Todos los hogares residentes en viviendas particulares

En cuanto a las ponderaciones de los índices de precios al consumidor, éstas se  fueron actualizando (al cambiar el año base de los índices) para reflejar las modificaciones en las pautas de consumo de la población (resultantes tanto de cambios en las cantidades consumidas como en los precios relativos de los bienes y servicios de consumo) y, en el último caso, como resultado de la ampliación de la cobertura geográfica.

Asimismo, la clasificación de los bienes y servicios de la canasta del IPC también evolucionó para responder a las necesidades de los usuarios y adaptarse en lo posible a recomendaciones internacionales, en particular las derivadas de la Comisión de Estadística de la Naciones Unidas [1] .

En el cuadro siguiente se presenta una síntesis de la evolución de las estructuras de ponderación de los IPC de la ciudad de Managua desde 1956, sobre la base de una reclasificación de los bienes y servicios de consumo para hacer comparables las canastas elaboradas con distintos criterios de clasificación.

En la última revisión se ha ampliado considerablemente la cantidad de artículos considerados en la canasta, con el fin de aumentar la representatividad de las mediciones de precios y la disponibilidad de información para los usuarios.

CUADRO 2

Evolución de la canasta del IPC de Managua

Año

1956

1972

1980

1987

1994

1999

Hogares en la muestra

97

330

(*)

1,880

508 (**)

2,123

Grupo de bienes y servicios

En por ciento del total

Alimentos y bebidas

60.0

38.5

53.2

56.2

46.8

38.5

Vestuario y calzado

4.8

7.3

4.8

13.9

6.1

6.5

Vivienda

16.3

26.7

18.6

5.6

12.6

9.9

Otros gastos

18.9

27.5

23.4

24.3

34.5

45.1

   Equipamiento y mantenimiento       de la casa  

     

7.1

7.2

7.8

   Conservación de la salud

     

2.3

4.7

5.1

   Transporte y comunicaciones

     

4.6

10.5

10.6

   Esparcimiento y cultura

     

2.0

0.7

3.6

   Educación

     

0.9

7.7

10.9

   Gastos generales

     

7.4

3.7

7.1

Cantidad total de artículos incluidos en la canasta

182

182

182

165

164

290

(*) No se realizó encuesta de gastos. Se utilizaron las ponderaciones de 1972 actualizadas por la evolución de los precios

(**) Encuesta de Medición del Nivel de Vida 1993 (INEC).

3.          Características del nuevo Sistema de Indices de Precios al Consumidor

El nuevo Sistema de Indices de Precios al Consumidor de Nicaragua está constituido por el Indice Nacional de Precios al Consumidor (IPCN), el Indice de Precios al Consumidor de Managua (IPCM) y el Indice de Precios al Consumidor del Resto del País (IPCR). El primero resulta de calcular un promedio ponderado de los segundos, considerando la participación de Managua y de los otros departamentos en el gasto de consumo de los hogares. Estos promedios se calculan para el nivel general y para todos los niveles de desagregación del IPC. Por su parte, los índices de Managua y del Resto del País son de tipo Laspeyres y cada uno de ellos se construye sobre la base de las respectivas ponderaciones que surgen de la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares (EIGH) y de las variaciones de precios calculadas a partir de las observaciones realizadas en cada región.

3.1        Población de referencia

La población de referencia de un índice de precios al consumidor es aquella cuyas pautas de consumo se encuentran representadas en la estructura de ponderación del índice.

En el nuevo Sistema de Índices de Precios al Consumidor, la población de referencia surge de la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares de 1998/99 (EIGH). Comprende a las personas que residen en hogares particulares del área urbana de Managua y del resto de las cabeceras departamentales y regiones autónomas. Se excluye a los residentes en hogares colectivos como hospitales, cárceles, cuarteles, seminarios y conventos de religiosos, etc. Tampoco se consideran los hogares con más de tres pensionistas [2] . Las personas que son residentes habituales de las viviendas seleccionadas en la muestra, pero que no forman parte del o los hogares de ésta (servicio doméstico o pensionistas), fueron incluidos en la muestra como hogares independientes.

Para el cálculo de las ponderaciones, los gastos de consumo se han registrado por la EIGH utilizando el criterio de residencia, según el cual se miden las adquisiciones de bienes y servicios de consumo realizadas por los hogares que residen en las áreas urbanas, independientemente de que el gasto haya sido realizado dentro o fuera de la localidad de residencia.

3.2        Cobertura geográfica del Sistema de Indices de Precios

La cobertura geográfica de un índice de precios está determinada por el área en la que se recopilan los precios de las bienes y servicios que consume la población de referencia.

La selección de las ciudades representativas para la recopilación de los precios se realizó en función de los recursos disponibles sobre la base de los siguientes criterios:

a)     En primer lugar, para cada zona geográfica se eligió la cabecera departamental con mayor población urbana (ver Cuadro 3)

b)     Si la ciudad elegida en (a) no alcanzaba a cubrir al menos el 50% de la población urbana de la zona, se agregó la segunda ciudad en importancia según el tamaño de su población urbana hasta superar el 50%.

En el caso de la zona VII se incluyó la ciudad de Puerto Cabezas además de Bluefields con el de mejorar las posibilidades de implementar una muestra suficiente de negocios informantes, dadas las dificultades que se enfrentaban por las características de la zona, en particular su extensión territorial y el hecho de que una buena parte de las compras de los hogares residentes en ella son realizadas en extra-zona.

Finalmente, las ciudades seleccionadas para la recolección de los precios  fueron: Estelí, León, Managua, Masaya, Granada, Juigalpa, Matagalpa, Puerto Cabezas y Bluefields. En conjunto, estas ciudadas representan el 58% de la población urbana del país.

CUADRO 3


 


3.3        Período de referencia para las ponderaciones

Para el cálculo de las ponderaciones del Sistema de Indices de Precios al consumidor se utilizaron los resultados de la EIGH. Con el propósito de que la captación del valor y la composición del gasto e ingreso de los hogares no se vea afectado por las variaciones estacionales, el “período de levantamiento”  de la encuesta tuvo una duración de doce meses (Diciembre 1998 - Noviembre 1999).

Asimismo, con el fin de obtener estimaciones precisas del gasto, en esa encuesta fueron utilizados “períodos de referencia” más extensos (mes, trimestre, semestre, año) para las compras menos frecuentes y de menor duración (semana) para las compras más frecuentes. Para realizar las estimaciones de gasto de los hogares,  se aplican coeficientes que mensualizan esos datos.

3.4        Definición y delimitación de los gastos de consumo

En el marco del Sistema de Cuentas Nacionales, el gasto realizado por los hogares en bienes y servicios de consumo individual se denomina "gasto de consumo final de los hogares".

En este marco, para el cálculo de las ponderaciones del Sistema IPC se incluye, como gasto de consumo final de los hogares, sus adquisiciones de bienes y servicios de consumo individual. Estas compras pueden ser realizadas al contado o a crédito tanto sobre bienes y servicios de origen nacional como importado.

Además se incluye:

a)     el valor de los bienes y servicios recibidos en pago por el trabajo de los miembros del hogar;

b)     los bienes obtenidos de la producción propia del hogar y dedicados al consumo de sus miembros;

c)      los bienes retirados del propio negocio con el mismo fin;

d)     el gasto de reparaciones de la vivienda ocupada por sus dueños, que desde el punto de vista del Sistema de Cuentas Nacionales (SCN) forma parte del consumo intermedio del sector Propiedad de Vivienda. Esta inclusión se realiza para compensar la omisión del valor locativo de la vivienda propia.

En cuanto a las exclusiones, quedan fuera de los gastos de consumo de los hogares el valor de los servicios prestados a sí mismos, el servicio del ama de casa y los servicios suministrados por los bienes durables de los consumidores.

Asimismo, teniendo en cuenta que uno de los principales usos del IPC consiste en su utilización para el seguimiento de los precios de transacciones efectivamente realizadas en los mercados monetarios se optó por no considerar los valores imputados por la EIGH al servicio de las viviendas ocupadas por sus propios dueños y tampoco el correspondiente a las viviendas cedidas, invadidas o recibidas como pago en especie. También se excluyen las imputaciones realizadas por la EIGH por el uso de automóviles asignados por los empleadores.

Finalmente cabe aclarar que tanto en lo que tiene que ver con las ponderaciones como para la recopilación de los precios, el IPC no considera a todos los gastos corrientes de los hogares. En efecto, se excluyen los pagos de intereses y amortizaciones de préstamos, el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) y otros impuestos no incluidos en los precios de los bienes y servicios de consumo adquiridos.

3.5        Clasificación de la canasta

Se elaboran índices de precios para el nivel general y diversos agrupamientos de bienes y servicios de consumo que responden a una clasificación del gasto que permite conciliar las necesidades de comparabilidad con la estructura de ponderación del IPC 1994 y alcanzar un mínimo de congruencia con las recomendaciones internacionales, en especial la Clasificación del Consumo Individual por Finalidades (OECD, 1998). Sobre esta base, para realizar los agrupamientos de bienes y servicios se tuvieron en cuenta los siguientes criterios ordenados según su importancia :

a)     Tipo de necesidad que se satisface con el gasto (por ejemplo, muebles, colchones y almohadas pertenecen al mismo grupo).

b)     Separación entre bienes y servicios (por ejemplo, el servicio de reparación de automotores se separó de los accesorios y repuestos).

c)      Similitud de características físicas o funcionales (por ejemplo, sacos, chaquetas y trajes para hombre pertenecen al mismo grupo).

El sistema clasificatorio se corresponde con el utilizado por la EIGH y consta de los niveles que se ejemplifican en el Cuadro 4:

CUADRO 4

Sistema clasificatorio del IPC base 1999=100

Nivel

Ejemplo 1

Ejemplo 2

·Capítulo

·Alimentos y bebidas

·Vestido y calzado

  ·División

·Alimentos

·Vestuario

    ·Grupo

·Pan y cereales

·Vestuario para hombres y niños mayores de 10 años

       ·Subgrupo

·Productos de panadería

·Prendas exteriores para hombres y niños  mayores de 10 años

          ·Artículo

·Pan simple de harina de trigo blanco e integral con o sin ajonjolí

·Camisas

              ·Variedad

·Pan bollo corriente

·Camisas manga corta

La selección de las variedades que se consideran representativas para medir la evolución de los precios de los artículos fue realizada teniendo en cuenta los siguientes criterios, tanto en Managua como en el Resto del País:

a)     Ponderación mayor a 0,05% en el total del gasto de consumo de los hogares residentes en la región [3] .

b)     Un mínimo de 60 hogares respondientes a la muestra y que consumieron esa variedad [4] .

En los casos de artículos que satisfacían estos criterios pero no ocurría lo mismo con las variedades contenidas en ellos, se forzó la entrada de la variedad más importante (generalmente por ponderación, pero en algunos casos por la cantidad de hogares que informaron consumo) con el fin de no perder la representación del artículo. Algunas variedades (como el ajo, la sal refinada, el pañuelo de mano) fueron incluidas atendiendo al importante número de hogares que los consumen, a pesar de su escasa ponderación (por su reducido precio unitario). En los casos necesarios, este criterio fue aplicado también a nivel de subgrupo.

Ciertas variedades cuyos precios son de difícil recopilación ya sea por las características del producto o por su estacionalidad, fueron sustituidas por otras pertenecientes al mismo artículo. Por ejemplo, no se recopilarán precios de la mano de obra de la construcción, pero sí de los materiales.

Otros bienes o servicios que resultaron seleccionados por la aplicación de los criterios (a) y (b) sobre los resultados de la EIGH fueron “fusionados”, para los fines del IPC, en vista de que en el mercado no existía distinción de los mismos, en el caso de la crema ácida y la crema dulce, se incluyó la variedad “crema” que comprende a ambas.

En el caso del área Resto del País, las variedades seleccionadas mediante los criterios (a) y (b) fueron asignadas a todas las zonas geográficas excepto a aquellas en las que su ponderación fuera inferior a 0.005 % . En este caso, la ponderación de la variedad descartada fue distribuida en forma proporcional en las zonas geográficas donde era más importante. De esta forma se logró obtener una mejor representatividad para el IPC del Resto del País. Al mismo tiempo, se logró concentrar los recursos en la recopilación de precios de cada variedad en las zonas geográficas con mayor participación en su consumo.

Por último, cabe aclarar que algunos de los consumos característicos del estrato superior (por ejemplo compra de automóviles) han quedado de hecho excluidos de las  canastas debido al escaso número de hogares informantes de ese tipo de gasto.

La información básica para la selección de las variedades a incluir en cada uno de los índices se obtuvo de la EIGH. Sin embargo, como ciertos grupos mínimos de bienes y servicios tuvieron en esta encuesta una especificación muy genérica (por ejemplo, materiales para albañilería), tanto para la identificación de las variedades  (por ejemplo: cemento, arena, hierro) como para la estimación de sus ponderaciones, fue necesario recurrir a información externa a la EIGH [5] .

Esta información permitió clasificar los consumos en 9 capítulos, 27 divisiones, 60 grupos, 85 subgrupos, 138 artículos y 322 variedades (ver ANEXO 1). Algunos subgrupos, artículos y variedades están representados únicamente en Managua (290) y otros lo están únicamente en el área Resto del País (en total 289).

En síntesis, la cantidad de variedades consideradas para la recopilación de precios en cada ciudad es la que se muestra en el CUADRO 5.

CUADRO 5

Cantidad de variedades seleccionadas para las que se recogen precios en las ciudades incluidas en el Sistema IPC

Capítulo

Managua

Estelí

León

Masaya y Granada

Juigalpa

Mata-galpa

Pto.Cabezas y Bluefields

Total

290

180

240

232

95

154

248

Alimentos y bebidas

115

71

100

93

40

60

100

Vestuario y calzado

45

24

30

30

8

16

37

Vivienda

12

8

11

10

6

8

11

Equipamiento y mantenimiento de la casa

27

18

25

25

7

17

28

Conservación de la salud

21

17

18

20

6

13

19

Transporte y comunicaciones

11

7

9

8

7

8

6

Esparcimiento y cultura

17

9

11

11

5

7

14

Enseñanza

15

9

13

11

5

9

12

Otros bienes y servicios

27

17

23

24

11

16

21

Cada variedad se identifica por una especificación, cuyo detalle surge de una transacción entre dos necesidades que operan en sentido contrario: reducir la dispersión de los precios recopilados y encontrar un número suficiente de informantes. Se tuvo en cuenta que cuanto más detallada es una especificación, menor es la dispersión de los precios obtenidos pero se pueden incrementar las dificultades para encontrar negocios que la vendan.

En la práctica, para cada variedad existen en el mercado numerosos artículos que satisfacen su especificación. Al recoger sus precios, estos artículos son identificables por sus atributos (por ejemplo peso, modelo, marca, etc.). Estosatributos, que se actualizan con la frecuencia necesaria en función de la evolución de los mercados, constituyen una descripción que complementa la especificación de las variedades con el fin de identificar con precisión el artículo para el que se recopilan precios. Con ello queda claro que las cotizaciones para una variedad determinada –por ejemplo Atún en lata de 180 gramos- pueden estar basadas en un gran número de productos, correspondientes a diferentes marcas, peso o volumen del contenido y  otros atributos escogidos.

3.6        Sistema de ponderaciones

Sobre la base de los resultados de la EIGH, la fórmula de las ponderaciones (w) de las variedades (i) en el IPC de la ciudad de Managua y del Resto del País es la siguiente:

Donde:           g = gasto del hogar

b = período base

                                   h = hogar

                                   i = bien o servicio

                                   d = departamento

                                   r = región (I, II, III, IV, V, VI, VII)

            R = Managua, Resto del País

Las ponderaciones de las variedades en el IPC nacional son las siguientes:

Las principales ventajas de esta fórmula son, por un lado, que se puede aplicar independientemente de que sea factible definir o no cantidades para todos los bienes o servicios. Además, permite recurrir a dos fuentes de información complementarias sobre gastos que son congruentes con las encuestas de gastos de los hogares: las cuentas nacionales y las estadísticas sobre ventas comerciales o producción.

En el caso de ciertos bienes y servicios, sus ponderaciones se calculan aplicando criterios especiales en concordancia con las recomendaciones del SCN: a) los bienes durables (automóviles, equipos electrodomésticos, etc.) son considerados por su valor de compra neto de lo recuperado por la venta o trueque de similares bienes usados, independientemente de su vida útil; b) el consumo de servicios de las compañías de seguro es estimado como un porcentaje de lo pagado en concepto de primas [6] . Sin embargo, las cuotas de afiliación a sistemas de seguro médico pagadas por los hogares se registran por su totalidad en una sóla partida sin realizar la discriminación que es habitual en el Sistema de Cuentas Nacionales para re-clasificar el servicio de los prestadores.

Las ponderaciones de los grupos mínimos de gasto considerados en la EIGH que no fueron seleccionados para integrar las canastas de los índices de precios al consumidor, fueron repartidas entre las variedades o artículos seleccionados, según el caso.

Las ponderaciones de los gastos realizados en el exterior –por ejemplo: hoteles, excursiones, matrículas de enseñanza, tratamientos médicos– fueron asignadas a bienes o servicios similares con oferta en país.

En el caso de desaparición definitiva de variedades para las cuales no existan sustitutos se procederá a distribuir su ponderación entre las restantes variedades del artículo.


La estructura de ponderaciones para Managua y el Resto del país se muestran en los gráficos siguientes:

3.7        Tratamiento de la estacionalidadLa palabra “estacionalidad” se aplica tanto para referirse a la existencia de una secuencia temporal más o menos regular en las variaciones de los precios como  a la existencia de variaciones estacionales en el volumen consumido de ciertos bienes y servicios a lo largo del año.

En lo que sigue se llama estacionales a los artículos que aparecen y desaparecen de los mercados durante partes del año por efecto del clima, los hábitos de los consumidores u otros factores más o menos regulares.

Para el cálculo del un IPC, esto tiene dos implicancias:

a)     Si a este tipo de artículos se les asignara una ponderación diferente en cada mes con un patrón estacional fijo, las variaciones de precios sólo se podrían calcular en forma anual en comparación con un período móvil de doce meses o entre un mes y el mismo mes del año anterior. No se podrían calcular variaciones mensuales.

b)     Utilizar un único set de ponderaciones, lo cual implica que en los meses en los que no existe oferta del artículo estacional, su ponderación debe ser mantenida y su precio (faltante) debe ser imputado por el Departamento de Precios del INEC.

Para calcular índices que reflejen las variaciones mensuales de precios es inevitable utilizar ponderaciones anuales que se aplican a todos los meses del año por igual. Este es el criterio que se aplica en el nuevo Sistema IPC de Nicaragua.

3.8        Diferencias entre el IPC de Managua base 1999 y el anterior

CUADRO 6

Diferencias entre el IPC de Managua base 1999 y el anterior

CONCEPTOS

IPC base 1994

IPC base 1999

Origen de las ponderaciones

Encuesta de Ingresos y Gastos 1984/85 actualizada por Encuesta de Medición del Nivel de Vida 1994

Encuesta de Ingresos y Gastos de los hogares 1999

Año base de los precios

1994

1999

Cantidad de variedades incluidas en la canasta

164

289

Cantidad de negocios informantes

1000

2000

Cantidad de visitas mensuales a cada informante

Un tercio se visita una vez al mes y dos tercios se visita semanalmente

Todos se visitan una vez al mes

Cantidad aproximada de precios recopilados mensualmente

7000 excluyendo repeticiones

11000

Calculo de precios medios

Promedio aritmético

Promedio geométrico

Imputaciones por precios faltantes

No se realizan

Se realizan

Software de procesamiento

Clipper 5.1, Fox Plus, Excel

MS Access 2000

Visual Basic 6.0

3.8.1       Variedades seleccionadas

El IPC base 1994=100 se componía de una canasta de 164 variedades que tenían especificaciones muy cerradas con el fin de disminuir al máximo la discrecionalidad de los recolectores en la selección de los productos cotizados. Esta discrecionalidad, asociada a la forma de cálculo de los índices elementales (comparación de precios medios en dos meses consecutivos) habría provocado oscilaciones en los índices de precios por la dispersión de los precios. Sin embargo, la principal desventaja consistía en la dificultad de encontrar un mismo artículo específico en todos los negocios de la muestra.

En el nuevo IPC de Managua se amplió el número de variedades a 290 y se pudo utilizar especificaciones más abiertas gracias a que se modificó el procedimiento de cálculo de los precios medios, como se verá en el punto 4.1.

En este enfoque de especificación abierta sólo se esboza una breve descripción del artículo dejando en el recolector cierto poder de decisión sobre el artículo cotizado. Ello permite que en artículos como los de vestuario y calzado resulte ahora más fácil y rápida la adaptación de la canasta a los continuos cambios que está atravesando la economía y que generan fuertes variaciones en la presencia y composición de los artículos cotizados.

En el caso de los productos alimenticios perecederos existía otra dificultad por la falta de homogeneización de las unidades de medida y por los sesgos en la información suministrada por los negocios informantes. Este problema se ha resuelto en el IPC base 1999 incorporando la compra de productos perecederos para homogeneizar las unidades de medida (ver punto 5.4).

3.8.2       Muestra de informantes

En el IPC base 1994, la muestra de informantes no variaba de una semana a la otra pero existían diferentes tasas de no respuesta y no se realizaban imputaciones para los precios faltantes, por lo que el índice presentaba oscilaciones coyunturales ocasionadas por cambios en la composición de las muestras de informantes efectivos, las cuales no reflejaban necesariamente verdaderos cambios en los precios. Además, la repetición de un mismo informante aportando precios de una misma variedad cuatro veces en el mismo mes resultaba redundante y costoso, sin aportar ventajas en términos de representatividad de los resultados.

Para el nuevo IPC se resolvió ampliar considerablemente la muestra de informantes, que al mismo tiempo pasó a estar distribuida uniformemente en las cuatro semanas del mes. De este modo se redujo la carga de trabajo de los informantes del IPC, cada uno de los cuales  se visita una sola vez al mes, salvo en el caso de las frutas y verduras cuyos precios se recogen semanalmente debido a las fluctuaciones de precio que caracterizan a estos productos.

Esas distorsiones que aparecían en la evolución semanal de los índices de precios elementales de la base 1994 fueron resueltas en el nuevo IPC mediante la asignación de valores imputados a los precios faltantes [7] , manteniendo la comparabilidad de los paneles de informantes de cada semana con su similar del mes anterior. De esta forma quedan eliminadas las fluctuaciones en los precios promedios que son originados por cambios en la composición de informantes efectivos. Si un negocio es dado de baja del panel de informantes es sustituido en el mismo momento por otro de similares características.

3.8.3       Procedimientos de cálculo de los precios medios

En el IPC de Managua base 1994 el cálculo de los precios medios de cada semana se realizaba utilizando la fórmula de promedio aritmético de los precios recopilados en cada uno de los negocios informantes, sin realizar imputaciones para cubrir los precios faltantes.

A pesar de que este índice se apoyaba en precios de artículos identificados con especificaciones muy detalladas, se apreciaba una gran dispersión de sus precios, principalmente por la existencia de precios muy diferenciados entre el Mercado Oriental, el resto de los Mercados y el resto de los negocios.

Dado que este índice de precios se calculaba a partir de variaciones de promedios aritméticos de precios, la evolución de varios de sus subcomponentes quedaba liderada por los negocios que tenían precios más altos en el año base.

En efecto, en el IPC base 1994 se utilizaba la fórmula aritmética con la siguiente expresión:

Donde:           p = precio observado

                        i = variedad

                        n = negocio informante en la semana

                        N = cantidad de negocios informantes en la semana

En este marco, el cálculo de la variación de precios con respecto a igual semana del mes anterior, en el supuesto de que no cambie la cantidad de negocios informantes, surge de:

Donde           

Se observa que el cálculo de las variaciones de precios de las variedades con una fórmula de promedio aritmético es equivalente a calcular la media ponderada de las variaciones de precios en cada negocio, utilizando como ponderaciones los precios de cada uno de ellos. Significa que los negocios que venden más caro influyen más en las variaciones de precio que los negocios que venden más barato. Esto está en contradicción con la lógica del consumidor, cuyo comportamiento normal lo lleva a adquirir los productos donde éstos son más baratos.

Para el nuevo IPC, el cálculo de los precios medios de las variedades se realiza utilizando la fórmula de promedio geométrico, que tiene la característica de emular el comportamiento sustitutivo del consumidor, al asignar igual ponderación a todas las variaciones de precio.

La fórmula que se utiliza para calcular los precios medios de las variedades es la siguiente:

Donde:    p = precio

i = variedad de bien o servicio

s = semana

n = negocio

N = cantidad de negocios informantes de precios de la variedad i

4.          Metodología de cálculo

4.1        Estimación de los precios medios

El precio medio de una variedad para un mes determinado se calcula mediante el siguiente procedimiento:

a)     En primer lugar, cada observación de precios es sometida a un proceso de normalización, es decir, se unifica su unidad de medida ya que, por ejemplo, los precios en algunos negocios son expresados por libra, por unidad o docena, etc.

b)     Se consideran faltantes los precios de productos transitoriamente sin existencia, que están fuera de estación, y los precios que no se puedan observar porque el negocio está cerrado o no se puede visitar por otro motivo.

c)      Se calcula el precio medio de la variedad, sobre la base de los precios observados y de los que se calculan en el Departamento de Precios del INEC para suplir a los precios faltantes [8] .

Tal como se indicó en el punto 3.7.3, en cada ciudad comprendida en el área geográfica de recopilación de precios, los precios medios de cada mes se calculan aplicando la fórmula de promedio geométrico a partir de la información aportada por los negocios informantes. Estos precios medios se utilizan para calcular las variaciones mensuales de precios de cada variedad en cada ciudad, que luego participan en la fórmula de cálculo del IPC de Managua y Resto del País, según el caso.

El precio medio en el año base 1999 es la media aritmética de los doce precios medios (geométricos) mensuales. Cabe aclarar que durante el año base las respuestas del panel de informantes estuvieron completas, ya sea porque en el Departamento de Precios del INEC se realizaron estimaciones para imputar los precios faltantes o porque se suprimieron los informantes contactados al principio y que luego cerraron, cambiaron de actividad o no continuaron colaborando por otro motivo.

En los meses siguientes al año base, el cálculo se realiza mediante el procedimiento comentado en 4.3.2.

En el caso de los productos estacionales cuya oferta sólo existe en determinada época del año se realiza la imputación de sus precios en los meses restantes, repitiendo el último precio medio calculado con una cantidad suficiente de informantes. Este valor imputado se repite hasta que el producto reaparece con una oferta suficiente.

4.2        Precios de variedades con tratamiento especial

Los precios medios de ciertas variedades son calculados en el Departamento de Precios del INEC a partir de información obtenida por vía telefónica, correo, fax o e-mail, en forma directa de las empresas proveedoras del bien o servicio o de entes reguladores (por ejemplo, telefonía, agua, electricidad, transporte público de pasajeros, lotería).

En la mayoría de estos casos, la información que se solicita tiene diversos componentes, algunos fijos y otros variables, vinculados con un tramo de consumo medio de la población de referencia. Estos componentes se actualizan permanentemente a medida que se modifican los procedimientos utilizados para la fijación de estos precios o tarifas por parte de los entes reguladores o de las empresas proveedoras de esos bienes o servicios.

4.2.1       Energía Eléctrica

Para cada departamento se estimó un consumo promedio de energía eléctrica tomando en cuenta los rangos de la tarifa por consumo domiciliar suministrados por el  Instituto Nacional de Energía (INE), aplicando los cargos por tarifa de alumbrado público, factor regulador, cargo por comercialización, IGV ,etc.

4.2.2       Agua

La información básica sobre tarifas es suministrada mensualmente por la Empresa Nacional de Acueductos y Alcantarillados, para los consumos medios de cada departamento del país, tomando en cuenta los diferentes rangos de consumo familiar y el alcantarillado.

4.2.3       Teléfono Residencial

Los precios medios del servicio telefónico, corresponden a un consumos medios de impulsos para cada región, ajustados por coeficientes que permiten eliminar las variaciones de volumen derivadas de cambios en la frecuencia de los impulsos consumidos por minuto tanto en llamadas locales y de larga distancia, como en horas de tarifa plena y reducida. Para ello se consideró la relación estimada entre la densidad del tráfico en horas reducidas con respecto a las horas de tarifas plena y la proporción del gasto en llamadas locales y de larga distancia.

4.2.4       Telefonía Celular

Se consideran los precios de los planes de mayor difusión, tanto de los que se facturan a través de tarjetas prepagas como de aquellos que basan en cuotas mensuales con contenidos fijos y variables y diferente volumen de minutos libres.

4.2.5       Transporte público interurbano

En todos los departamentos se considera el precio del transporte público de pasajeros entre la ciudad de Managua y la cabecera departamental, excepto en el caso de la ciudad de Bluefields en la que se toma el valor del pasaje desde El Rama a Managua.

4.2.6       Educación

En el caso de la matrícula escolar, se recopila información sobre las cuotas mensuales y las matrículas, y también sobre los anticipos de matrícula (prematricula) cobrados antes de comenzar el período escolar, que para el cálculo del IPC se incluyen en el mes de pago de la matrícula.

4.2.7       Lotería Nacional

El precio medio surge de considerar el precio de venta del billete, la cantidad de billetes emitidos, la cantidad de billetes vendidos y la probabilidad de ganar.

4.3        Fórmulas de cálculo para los índices de precios

4.3.1       Aspectos generales

Los IPC Managua y del Resto del País, se calculan, desde el nivel de variedad hasta el nivel general del IPC Nacional, con la fórmula de Laspeyres:

Siendo                      

Donde:           wi = ponderación de la variedad i en tanto por ciento del total

                        = precio promedio de la variedad i en el mes t

                        = precio promedio de la variedad i en el año base 1999

                        t = mes corriente

o = año 1999

En la práctica, la fórmula de Laspeyres se expresa de la siguiente forma para los cálculos mensuales:

Las  ponderaciones en el año base (wi) son fijas a nivel de los artículos y de las agrupaciones superiores (subgrupo, grupo, división, capítulo). La utilización de ponderaciones fijas es un requisito indispensable para que el índice refleje la evolución de los precios. Las variedades que se incluyen dentro de cada artículo también son fijas, pero pueden llegar a modificarse si alguna variedad desaparece en forma definitiva o se incorpora una nueva.

El IPC de Nicaragua (IPCN) se elabora a partir de los índices de Managua y del Resto del País para cada uno de los niveles: artículos, subgrupos, grupos, divisiones y capítulos, utilizando una fórmula de promedio aritmético:

Donde:           M = Managua,

R = Resto del País

Ijt    = Indice de Precios al Consumidor

w = Ponderación del área según importancia del gasto de los hogares.

4.3.2       Fórmulas detalladas

En cada ciudad cabecera de región, se calculan las variaciones mensuales de precios de cada variedad se calculan con una fórmula geométrica:

Donde:           i = bien o servicio

n = negocio

                        N = cantidad de negocios informantes en cada mes

                        r = región

                        t = mes corriente

Dado que se realizan imputaciones para suplir los precios faltantes, en todos los meses el panel de negocios informantes es el mismo. Si por alguna circunstancia (desaparición definitiva de informantes o de productos) el informante faltante no se puede sustituir por otro, el relativo de precios se calcula sobre la base de los precios comparables.

Los índices elementales (Ii) para cada variedad se calculan de acuerdo a las siguientes expresiones:

Managua y cada región

Resto del país

Nacional

En el caso de que existan regiones transitoriamente faltantes, los índices respectivos se imputan a nivel de variedad mediante el movimiento de los precios de la misma variedad o del artículo al cual pertenece, según las regiones informantes efectivas.

Las fórmulas para calcular los índices agregados de un agrupamiento superior “A” (hasta el nivel general) es la siguiente:

Managua y cada región

Resto del país

Nacional

4.4        Empalme de series

En el caso del IPC de Managua, para empalmar los índices del IPC Base 1994 con los del IPCM Base 1999 se aplicó el procedimiento tradicional que consiste en transformar la serie del índice anterior (Nivel General), al multiplicarla por el coeficiente CNG que surge de comparar, para el mes anterior de comienzo de publicación del nuevo índice, los valores de los índices de ambas bases:

Este procedimiento conserva las variaciones porcentuales anteriores y posteriores al momento del cambio del año base, medidas por el IPC vigente en cada período. Para el mes enero 2001, primer mes que se publica del nuevo índice la variación de precios se calcula exclusivamente con el sistema del IPC base 1999. Un cálculo similar se puede realizar para cualquier agrupamiento de los bienes y servicios de la canasta cuya composición se juzgue comparable con la del índice anterior [9] .

En el ANEXO II se presentan los índices de Managua a nivel general y de capítulos de la canasta, resultantes de empalmar mediante este procedimiento las bases 1999 y 1994.

5.          Recopilación de los precios

5.1        Selección de áreas geográficas para la recopilación de los precios

La recolección de precios para el IPC se realiza en las áreas urbanas de Managua, Estelí, León, Masaya, Granada, Juigalpa, Matagalpa, Bluefields y Puerto Cabezas. Estas ciudades fueron seleccionadas porque son cabeceras departamentales importantes y se pueden tomar como representativas de las correspondientes a los departamentos no incluidos en la cobertura geográfica del IPC. En la región del Atlántico se seleccionó Bluefields y Puerto Cabezas por ser regiones autónomas y tener características socioeconómicas diferentes a las del Pacífico.

5.2        Distribución mensual del panel de informantes

Para que los precios medios mensuales sean representativos, los negocios informantes están distribuidos en paneles (uno para cada día de trabajo) de forma tal que todos los tipos de negocio y todas las variedades de artículos queden representados en cada semana.

Por ello, los encuestadores del IPC visitan personalmente a diferentes negocios de la muestra en fechas establecidas, distribuidas durante cada mes de acuerdo a un plan de trabajo en el que se indica el día, el lugar y la persona que realizará la recolección de precios. En cada semana de trabajo se cotiza aproximadamente el mismo número de observaciones, estando fijadas las semanas de la siguiente manera:

Primer semana                  01 al 07 de cada mes

Segunda semana               08 al 14 de cada mes

Tercer semana                  15 al 21 de cada mes

Cuarta semana                 22 al 28 de cada mes

En cada semana se encuentra distribuida una submuestra de negocios para cada una de las variedades. De esta manera se obtienen los precios para una misma variedad en cada una de las semanas del mes con el objetivo de poder calcular precios medios representativos. En cada mes, los negocios son visitados en la misma semana (primera, segunda, tercera o cuarta) y en el mismo día (lunes, martes, miércoles, jueves o viernes). De este modo, la tarea se realiza desde el día 01 al 28 de cada mes, sin incluir sábados ni domingos y cuando coinciden con días feriados la recolección de precios se traslada hacia el día hábil inmediato posterior.

La frecuencia de recolección de los precios de las frutas y verduras es semanal con el fin de captar las oscilaciones que los caracterizan, lo que implica que en este caso cada uno de los informantes proporciona, para cada variedad, cuatro datos de precios en cada mes.

5.3        Tipos de precios que se recopilan

Los precios recolectados son los vigentes para compras en efectivo o al contado, incluyendo el impuesto (IGV).

No se toman en cuenta los precios de mercancía defectuosa y ni de precios rebajados con oferta en cantidades limitadas ni ofertas especiales para productos conjuntos (por ejemplo, botella de ron acompañada por un vaso de vidrio).

5.4        Forma de recolección de los precios

La recolección de precios se realiza en boletas precodificadas, que contienen el código de informante, el nombre del producto y su respectivo código, su especificación, fecha de recolección del precio, nombre del encuestador, y las casillas respectivas donde se anota el precio del producto y los atributos correspondientes. Existen varios formatos de boletas para la recolección de precios según sea el tipo de negocio informante.

Los recolectores de precio se presentan al establecimiento previamente identificados y además de realizar la entrevista sobre los precios de los productos que cumplan con las especificaciones, controlan en el establecimiento la existencia del producto e informan a el Departamento de Precios del INEC sobre cambios en las especificaciones, desapariciones de productos y características de los nuevos productos.

En el caso de las frutas, verduras y otros productos perecederos en los que existen dificultades para recoger con precisión sus precios debido a la diversidad de formas de venta (por kilo, docena, atado, etc.) se procede a comprar los productos y a realizar los pesajes y controles en la Oficina del IPC de cada localidad con el fin de homogeneizar las unidades de medida.

5.5        Organización del trabajo de campo

Para la ciudad de Managua, la recolección de los precios es realizada por 13 recolectores, coordinados por un supervisor y un jefe de campo. Diariamente se organizan tres equipos, los cuales se distribuyen en diferentes sectores de la ciudad de acuerdo a un plan de recolección previamente determinado, de tal manera que cada día se visita un distrito diferente de la ciudad, cubriéndose en la semana todos los distritos. Como para cada semana los informantes de una misma variedad son diferentes, en el mes se cubre toda la muestra prevista.

Para el resto de los departamentos, se ha asignado un recolector de precios por ciudad y dos supervisores itinerantes.

La información básica correspondiente a los departamentos es enviada los días los días 08, 15, 22 y 29 de cada mes a la Oficina del INEC en Managua a través de Correos de Nicaragua (servicio SERCA). Las boletas se regresan al lugar de origen en la semana siguiente después de haberse grabado la información en soporte informático.

5.6        Muestra de informantes

El número de cotizaciones necesarias para cada variedad es función de la ponderación de la variedad, y de la variabilidad de sus precios entre negocios o ante diferencias en los atributos de los bienes o servicios incluidos en ellas (marca, modelo, etc.). Además, se debe fijar un mínimo para la cantidad de precios que se necesitan para obtener un promedio confiable.

5.6.1       Diseño de la muestra mínima

Con el fin de recolectar datos mensuales sobre precios en forma confiable y oportuna, en primer lugar se diseñaron tamaños mínimos de muestra diferentes para cada uno de los artículos y sus respectivas variedades.

La cobertura del estudio fue el área urbana del país, donde se consideran dos sub poblaciones, Managua y resto de los departamentos, que a su vez fueron agrupados en seis regiones.

La población de referencia estuvo constituida por todos los establecimientos comerciales (sin restricciones de tamaño), donde los consumidores pueden adquirir los artículos incluidos en la canasta.

El marco muestral estuvo constituido por la base cartográfica del Censo de Población de 1995, que presenta mapas de ciudades con  partición en áreas menores denominadas segmentos. Cada segmento registra la ubicación de viviendas o edificios donde los negocios seleccionados pueden ser identificados.

El tamaño de la muestra de negocios informantes se calculó en función de los siguientes aspectos:


 

[1] Recientemente se publicó la Clasificación del Consumo Individual por Finalidades (CCIF).

[2]

Personas que alquilan un cuarto con servicio de comida.

[3]

Luego de la exclusión de los valores imputados al servicio de la vivienda propia, cedida o recibida en pago y al uso de vehículos asignados.

[4]

Aproximadamente el 1% del total de hogares encuestados por la EIGH.

[5]

En el caso mencionado, Indice de Precios de Materiales de Construcción.

[6]

Para el SCN, el servicio producido por las compañías de seguro es equivalente a la diferencia entre las primas cobradas y las indemnizaciones pagadas, ajustadas ambas por los correspondientes movimientos de reservas asociadas.

[7]

En un marco de estabilidad de precios, esta imputación se realiza repitiendo el último precio observado. En condiciones inflacionarias, se realizan proyecciones de precios en función de la evolución del grupo de bienes y servicios al que pertenece el artículo faltante.

[8]

Estas imputaciones se realizarán repitiendo el último precio observado. Si el ritmo de inflación alcanzara niveles elevados, este procedimiento se sustituiría por el de extrapolación con el índice del artículo o subgrupo al que pertenece la variedad.

[9]

Sin embargo, como estos coeficientes surgen, en cada nivel, de comparar índices elaborados sobre la base de conjuntos de productos y ponderaciones distintas, no existe un conjunto de ponderaciones que permita interpretar a los índices agregados como combinación lineal de los índices correspondientes a los niveles inferiores.