Página Principal   Inicio  Consultas Redatam  Mapa del Sitio  Nicaragua "Tierra de Lagos y Volcanes"::



SECTOR INFORMAL EN NICARAGUA,  PERÌODO 2000-2003

Por el Licenciado Maryan Balmaceda
mbalmace@inec.gob.ni

El mercado laboral Nicaragüense, se caracteriza por elevados niveles de subempleo, segmentación del mercado altamente informal, y una economía eminentemente terciaria. Según  la encuesta de empleo realizada en el año 2003, por el Instituto Nacional de Estadísticas  y Censos,  más del 50 por ciento de los ocupados están ubicados en el sector terciario de la economía, el 33.2 por ciento   de la PEA son subempleados y el 66.1 por ciento  de los ocupados están ubicados en el sector informal.

Los ocupados en el sector informal representan la mayoría de los empleados del país y es definido por el MITRAB,  como  todos aquellos que laboran en centros de trabajo de 1 a 5 trabajadores y no cumplan con los requisitos establecidos, para el sector formal, Según esta definición forman parte del sector informal, todos los trabajadores por cuenta propia (excluidos los profesionales y técnicos) , los trabajadores familiares no remunerado y los trabajadores de las microempresas (patronos y sus empleados).

La OIT en su 15ava CIET de 1993, adoptó una definición internacional sobre el sector informal, como el conjunto de empresas comerciales  de los hogares no organizadas como sociedades. Este Universo, podría aproximarse como el conjunto de empresas  familiares no registradas, según la legislación  existente.

Para los fines estadísticos se considera el sector informal, como un grupo de unidades de producción, que según las definiciones y clasificación del Sistema de Cuentas Nacionales de las Naciones Unidas(Rev 4), forman parte del sector de los hogares como empresas de hogares, es decir, como empresas que pertenecen a los hogares y que no están constituidas en  sociedad.

De acuerdo  con el sistema de Cuentas Nacionales de las Naciones Unidas(Rev 4), las empresas de hogares, (es decir las empresas que pertenecen a los hogares y que no están constituidas en sociedades), se diferencian  de las sociedades y cuasi sociedades en base a la organización jurídica  de las unidades y al tipo  de contabilidad que llevan. Las empresas de hogares,  son unidades dedicadas a la producción  de bienes o a la prestación de servicios, que no constituyen una entidad jurídica independiente del hogar propietario ni de los miembros del mismo, y que no llevan una contabilidad completa(incluido el balance del activo y del pasivo) que permita una distinción clara  entre las actividades de producción de la empresa y de las actividades de sus propietarios, así como los flujos de ingresos y de capital entre la empresa y los propietarios.

El sector informal representa una parte importante de la economía en los países en desarrollo, y del mercado de trabajo, desempeñando este sector un papel muy importante en la creación de empleos, en la producción y en la generación de ingresos.

En los países con elevadas tasas de crecimiento de la población y de urbanización, el sector informal tiende a absorber  la mayor parte  de la creciente fuerza de trabajo en las zonas urbanas.

El empleo en el sector informal es una estrategia de sobrevivencia, en los países en desarrollo que carecen de redes de seguridad social, como los subsidios al desempleo. Este sector   ha sido considerado como  el recurso de última instancia para las mujeres que quedan excluidas del empleo remunerado.

El sector informal [1] se caracteriza por un conjunto de actividades productivas de baja dotación de capital y por ende una reducida relación capital / trabajo, agregándosele características adicionales, como son las de operar   con reducida o casi nula barreras  de entrada en términos  de calificación, destreza, capital y organización, unidades productivas de tipo familiar  con participación directa del propietario, escala de producción pequeña(tanto en volumen de ventas como en número de trabajadores) con amplia presencia de actividades unipersonales; técnicas intensivas en mano de obra con uso de capital obsoleto o simple y con una  débil división técnica del proceso; opera en mercado competitivos o no regulados con precario acceso a los mecanismos de apoyo del Estado; baja productividad y reducida capacidad de acumulación.

El economista y sociólogo español Juan Pablo Pérez identifica tres tipos de actividades informales [1], la primera corresponde  a las actividades de subsistencia, que aglutina a las tradicionales actividades de este tipo alimentadas por los nuevos pobres, que surgen del proceso de reducción del empleo estatal y del sector formal tradicional afectado por la apertura comercial. El segundo tipo corresponde a las actividades subordinadas con el sector transable ya sea para la provisión  de insumos o para la  subcontratación y reducida posibilidades de acumulación por el tipo de subordinación dominante y el tercero conjunto de actividades informales, corresponde al sector dinámico y con posibilidades de acumulación. 

El sector informal, nace como una necesidad de creación de autoempleos, ante las pocas oportunidades que brinda el sector formal de generación de empleos. Los datos de la encuesta de empleo, realizada en noviembre del año 2003, revelan que el 69 por ciento de los ocupados del país, están ubicados en empresas de 5 y menos de trabajadores, lo que nos revela la gran importancia de este sector, en la generación de empleo y en la producción de bienes y servicios en la economía.

Los resultados de la encuesta de empleo realizada por el INEC en noviembre del año 2003, revelan que la tasa de empleo en el  sector informal paso de 62.9 en el año 2000 a  66.1 por ciento en el año 2003, lo cual nos revela un deterioro de la calidad del empleo, considerando que los ocupados de este sector están desprotegidos de la seguridad social, tienen bajos niveles de ingresos, y no están amparados por la legislación laboral.

Una característica muy importante de este sector, es que predominan   los ocupados clasificados por cuenta propia, que son aquellos que generan sus propias oportunidades de empleo,  que representaron, el 51 por ciento en el año 2000 y el 50 por ciento en el año 2003, del total de ocupados en el sector informal.

Los bajos niveles de educación de los ocupados en el sector informal, no permite  a esta población laboral, integrarse al sector moderno y mejorar sus condiciones de vida La encuesta de hogares para la medición del empleo realizada en el año 2003, revela que  apenas un cuatro por ciento poseen nivel de educación universitaria, y los que no tienen ningún grado y educación primaria, alcanzaron  el 69 por ciento del total de ocupados ubicados en el sector informal, factor que incide en bajos niveles de productividad e ingreso. Situación contraria predomina en el sector formal, donde un 25 por ciento posee educación universitaria y los que no tienen ningún grado de instrucción y educación primaria, alcanzaron el 37 por ciento del total de ocupados en el sector formal.

   

La marcada diferencia de niveles de educación de los ocupados entre el sector formal e informal de la economía, ocasiona una significativa brecha de ingreso promedio, representando el ingreso promedio de los ocupados en el sector formal, aproximadamente 2 veces el de los ocupados en el sector informal.

Asimismo los bajos niveles de instrucción de los ocupados en el  sector informal, ocasiona igualmente   una brecha muy significativa en sus niveles de ingreso , el ingreso promedio de los  ocupados en el sector informal, que poseen nivel de educación universitaria, ganan casi tres veces el ingreso promedio de los ocupados de este sector, que no tienen ningún nivel de instrucción.

La misma relación se presenta con la cobertura de la canasta básica, los que no poseen ningún nivel de instrucción cubren el 43.6  por ciento del costo de la canasta básica de 53 productos de la ciudad de Managua y los que poseen educación Universitaria, satisfacen el 127.4 por ciento del costo de la canasta básica registrada al mes de Noviembre del año 2003.  

 

Esta situación de baja escolaridad de los ocupados en el sector informal,, permite a esta población laboral, ubicarse fácilmente en aquellas ramas de actividad económica que no exigen mano de obra calificada, como: "Agricultura" y "Comercio" actividades altamente generadoras de empleo.  

 

Los mayores niveles de ocupación por sexo y  principales ramas de actividad económica, se presentan en la ocupación femenina,  exceptuando "Agricultura, Silvicultura y Pesca", que  por las características propias de este sector,  predomina la ocupación masculina.    

La situación descrita de los ocupados en el sector informal en Nicaragua, es propia de los países subdesarrollados, y las líneas de acción que se implementen  para lograr  trasladar a este grupo de trabajadores del sector informal, al sector moderno de la economía, y mejorar sus condiciones de vida, son logros que se obtienen   a mediano y largo plazo, en función de las condiciones económicas y recursos externos, de los países subdesarrollados.

Una primera línea de política, sería mejorar sus niveles de educación y capacitación, que les permita movilizarse  de sus ocupaciones de subsistencia a otros mejor remunerados , que les  mejore sus niveles de ingreso.

El INATEC, ha venido realizando  esfuerzos para la formación profesional de los ocupados que laboran en las  empresas ,   que aportan a este Instituto,  con la única limitante que de este sistema, quedan excluidas las empresas, que no están constituidas legalmente.

Otra  línea muy importante,  estaría orientada a otorgar financiamiento , a la producción  en pequeña escala (Microempresas), además de información y capacitación, y asistencia técnica,  que les permita competir de mejor manera ante una economía globalizada.

En este marco de política de apoyo a la pequeña y mediana empresa [2] , el Gobierno de la República, consciente de la gran importancia que reviste el fomento de la pequeña y mediana empresa, en el país, le asigno al Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, MIFIC, a través de la " Ley de  Organización, Competencia y Procedimiento del Poder Ejecutivo", aprobada por la Asamblea Nacional el 27 de marzo de 1998 y publicado  en la Gaceta Diario oficial el, el 3 de junio de 1998,(Ley  No. 290), la misión de "Impulsar la productividad, eficiencia y competitividad de cadenas y enjambres Inter.-sectoriales, la industria y otros sectores no agropecuarios, apoyándose en el desarrollo, transferencia de la tecnología y la capacitación gerencial con énfasis en la pequeña y mediana empresa.

Además de esta disposición y mediante la misma ley, al Programa Nacional de Apoyo a la Microempresa, "PAMIC", se le denominará Instituto Nicaragüense de apoyo a la pequeña y Mediana empresa, INPYME, que depende orgánicamente del Ministerio de Fomento Industria y Comercio, en calidad de órgano descentralizado". La finalidad de dicho Instituto es servir como instrumento para la ejecución e implementación de  las políticas programas y proyectos, que en materia de la pequeña y mediana empresa, le han sido encomendadas al Ministerio de Fomento, Industria y Comercio", "MIFIC".

Dentro de las línea de acción de INPYME, se encuentra la asistencia técnica a las pequeñas y medianas empresas, para mejorar la calidad de sus productos, gestión financiera, administrativa, tecnológica y comercial., que les permita mejorar sus niveles de competitividad.

El Gobierno ha venido realizando grandes esfuerzos a través de INATEC e INPYME, para fortalecer a las micro, pequeñas y medianas empresas, con las dificultades propia de los  países subdesarrollados , que poseen elevados monto de deuda externa. El Gobierno heredo una deuda externa, de 6,374.0 millones de dólares(saldo año 2001), al inicio de su período, logrando que Nicaragua, fuese aceptada a la "Iniciativa para países pobres altamente endeudados(HIPC)", en el primer trimestre del año 2004,   producto  de una eficiente conducción de su política económica, y del  reconocimiento de la comunidad internacional, de los esfuerzos que ha venido realizando el país, para fortalecer la estabilidad macroeconómica y fomentar su crecimiento económico.

En resumen podemos concluir, que los dos grandes líneas de acción, para lograr mejorar la calidad de empleo de los ocupados en el sector informal, es a través de la formación profesional y el fortalecimiento de las micros, pequeñas y medianas empresas, mediante acceso a fuentes de financiamiento, asistencia técnica, etc, unidades económicas, que  absorbieron  en el año 2003, según resultado de la encuesta de empleo realizada por el INEC en el año 2003, el 93 por ciento de los ocupados totales del país.



[1] El trabajo decente y el sector informal en los países del Istmo Centroamericano. Juan Diego Trejos. Oficina Internacional del Trabajo. OIT.

[2] Política de fomento a las PYMEs. Dirección de Políticas de fomento a las PYMEs. Ministerio de Fomento, Industria y Comercio. Managua, Nicaragua 2001.

© Copyright Derechos Reservados del Instituto Nacional de Información de Desarrollo, INIDE 2007.
Telfs.: (505) 2662825, (505) 2666178. Managua Nicaragua. Tierra de Lagos y Volcanes
Resolución apropiada 800 x 600 pixeles.